Baño de Ninfas (Las ninfas de Diana regresando de la pesca)

Baño de Ninfas (Las ninfas de Diana regresando de la pesca)

  • Autor: Balen, Hendrick van - Brueghel I, Jan
    Nacionalidad Flamenca
    (Hendrick van Balen: Bélgica, Amberes, 1575 - Jan Brueguel I: Bélgica, Bruselas, 1568 – Hendrick van Balen: Amberes, 1632 - Jan Brueguel I: Amberes, 1625)
  • Fecha: Siglo XVII
  • Origen: Legado, Tempel de Bennewitz, Margarita Paulina Anna Minna. 1988
  • Género: paisaje, mitológico
  • Escuela: Flamenca S.XVII
  • Técnica: Óleo
  • Objeto: Pintura
  • Estilo: Barroco
  • Soporte: Sobre tabla de roble
  • Medidas: 58,5 x 85,5 cm. - Marco: 92 x 118 cm.
  • Ubicación: Sala 4 - Pintura holandesa y flamenca del siglo XVII

Compartir

Baño de Ninfas (Las ninfas de Diana regresando de la pesca) Ver en alta
Nº Inventario 8929

Comentario sobre Baño de Ninfas (Las ninfas de Diana regresando de la pesca)

​Diversas obras surgieron de la colaboración de Jan Brueghel I y Hendrick van Balen que se extendió desde 1605 hasta 1625, año de la muerte del primero (1). Jan Brueghel realizó aquí el paisaje (también fue pintor de escenas mitológicas y religiosas), mientras que Van Balen se ocupó de las figuras, tema en el que descolló, por lo que fue solicitado también por otros artistas de Amberes, como Joos de Momper, Denis van Alsloot, Gaspard de Wit y Jan Brueghel II.
Las escenas de Diana y sus ninfas muestran a la diosa cazadora atendida o acompañada por sus ninfas, o a veces a ellas solas, junto a los perros de su jauría mientras examinan el botín que ha rendido la jornada dedicada a la cacería o a la pesca. La acción se desarrolla generalmente en el borde de un río, primer plano donde su ubican las protagonistas junto a los animales que se despliegan como una naturaleza muerta completada por las armas de caza, colgadas ocasionalmente del tronco de un gran árbol. El plano siguiente está ocupado por el curso de agua donde algunas ninfas pescan o se bañan recortándose en el plano del fondo cubierto casi en su totalidad por el bosque en el que se destacan grandes árboles de profuso follaje.
En nuestra obra, la ribera con el gran árbol a la izquierda y los objetos que se despliegan hacia la derecha componen una diagonal y definen un plano que se recorta contra el fondo boscoso formando la primera instancia de una gran profundidad ocupada por el agua y la masa verde que se recorta y deja ver fragmentos del azul del cielo. El color juega un papel fundamental en la composición para remarcar esta organización: el plano principal está dominado por los ocres, complementado por el color de las carnaciones y el amarillo y rojo de los mantos de las ninfas y los carcajes que cuelgan del tronco del gran árbol. Los otros sectores son definidos por el verde en los distintos tonos de la fronda y el azul cerúleo del cielo reiterando la fórmula tradicional usada por los artistas del siglo XVI para el tratamiento de los planos principales con los que construye la espacialidad de la obra (q.v. inv. 8575, Patinir). Se destacan allí ciertos toques de color contrastantes destinados a crear un punto de atención como sucede de modo indudable con la figura central, Diana, cuya blancura se combina con el rojo de su manto. El paisaje se ilumina con una luz difusa y uniforme que rechaza las sombras netas y definidas creando una atmósfera diáfana (2) que se acentúa por la técnica usada por los artistas.
En el caso de las figuras se destaca la realización de las carnaciones nacaradas realizadas mediante una pincelada suave y perdida que permite lograr una superficie tersa que se reitera en el caso de los brillantes caparazones o las escamas y también en las plumas y el pelaje de los animales. Se conocen diversos estudios de animales y elementos de caza que Jan Brueghel I realizó y difundió a través de grabados (3).
Nuestra pintura puede vincularse a Las ninfas de Diana con su pesca (4) en la que aparecen también figuras a la izquierda, dos de ellas fragmentadas como en nuestro caso y, a la derecha, colgando del tronco de un árbol, implementos de caza entre los que se destaca un carcaj similar al de nuestra obra. También el fondo presenta una solución con ninfas que se bañan. A ella podemos agregar Ninfas de Diana pescando de la Bayerischen Staatsgemäldesammlungen de Munich (5) cuya resolución también se acerca a la nuestra si bien el grupo con Diana aparece en el sector derecho. Con la misma temática podemos citar La partida para la caza del Musée de la Chasse et de la Nature en París (6). Por razones estilísticas podemos pensar que nuestra pintura, como las citadas, bien pudo haber sido realizada alrededor de 1620-1621.Ángel M. Navarro

Notas al pie

1— Véase: Klaus Ertz, Jan Brueghel der Ältere (1568-1625). Die Gemälde mit kritischem Oevrekatalog. Köln, Luca, 1979.
2— Y. Thiéry, Les peintres flamands de paysage au XVIIe siècle. Des précurseurs à Rubens. Bruxelles, Lefebvre et Gillet, [s.f.], p. 197.
3— K. Zoege von Manteuffel “Eine vershollene Studienfolge Jan Brueghels de Alte und ihre Schicksale” en: Jahrhuch derpreussischen Kunstsammáurgen. Berlin, 1923, p. 5 y ss.
4— Tabla de roble, 59 x 80 cm, Galería K. J. Müllenmeister, Solingen en 1983. Ertz, op. cit., nº 374.
5— Tabla de 59 x 80 cm; Ertz, op. cit., nº 375.
6— Ertz, op. cit., nº 354.

Bibliografía

1994. NAVARRO, Ángel M., La pintura holandesa y flamenca (siglos XVI al XVIII) en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires. Buenos Aires, Asociación Amigos del MNBA, p. 16-19, reprod. color.
2001. NAVARRO, Ángel M., Maestros flamencos y holandeses (siglos XVI al XVIII) en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires. Buenos Aires, Asociación Amigos del MNBA, p. 17-19, reprod. color. — NAVARRO, Ángel M., Flemish and Dutch Masters (from the XVIth to the XVIIIth century) at the National Museum of Fine Arts. Buenos Aires, Asociación Amigos del MNBA, p. 17-19, reprod. color.