Ingreso

Gratuito para residentes en Argentina, menores de 12 años, jubilados y personas con discapacidad.

No residentes: $100
(incluye exposiciones temporarias)

La entrada será gratuita los días martes toda la jornada y de miércoles a domingos después de las 18:45.

Ingreso a Exposición J.M.W. Turner. Acuarelas. Tate Collection

Entrada general: $100.-

Ingreso gratuito para:

  • Jubilados y menores de 12 años, con acreditación.
  • Alumnos y docentes de los establecimientos educacionales oficiales y privados de nivel primario, secundario, especial, técnico y universitario cuando concurran en delegación debidamente acreditada
  • Docentes de establecimientos educacionales de todos los niveles cuando acrediten debidamente esa condición
  • Personas con discapacidad.

2

SALA 2

Arte europeo de los siglos XV y XVI

Para el Renacimiento y su humanismo filosófico, el hombre es el centro de la creación. La obra de arte lleva la huella de su autor y glorifica su razón. En el Renacimiento, Florencia, la ciudad-estado italiana produjo grandes maestros apoyados por cultos mecenas. Los artistas estudiaban la anatomía y trabajaban frente al modelo vivo para luego perfeccionarlo en búsqueda de la belleza ideal. El dibujo se caracterizaba por las formas cerradas. El volumen se lograba modelando las figuras por medio de la luz y la sombra. La perspectiva geométrica fue la gran conquista técnica. En ella, las figuras se sitúan en un espacio tridimensional, profundo, creado por líneas de fuga donde disminuye el tamaño hacia el fondo. En los paisajes, los últimos planos están trabajados mediante colores que se tornan azulados para dar sensación de profundidad. Por su parte, en el rico ducado veneciano, el arte destila lujo, brillo y color. La pintura de Venecia es sensible, colorista. Predominan las grandes composiciones con santos y vírgenes, donde sobre fondos arquitectónicos lucen suntuosas ropas de época. En los retratos, los pintores buscaron captar el espíritu del personaje, su individualidad. El renacimiento flamenco muestra una tendencia realista. Los personajes, aún en los temas religiosos, son verdaderos retratos. En Flandes se perfeccionó el uso del óleo y nació el cuadro portable, de caballete. También allí se introduce la pintura de paisaje observado del natural. Así, se plasman las características propias de las tierras bajas: sus accidentes, molinos y puentes. La profundidad del espacio está sugerida por la gradación de los tonos que, en el horizonte se tiñen de azul indicando lejanía.

1

SALA 1

Arte Europeo de los siglos XII al XV - Colección Di Tella

Un arte inspirado por la fe. El Medioevo europeo se extiende entre la caída del Imperio Romano de Occidente (476 d. C) y el paso de Constantinopla al poder turco en 1473. También el descubrimiento de América en 1492 marca para algunos autores el fin de la Edad Media. Período regido por la fe religiosa, Dios era el centro del universo. El arte, principalmente religioso cumplía una función didáctica. Las pinturas, mosaicos o esculturas destinadas a los monasterios, iglesias o capillas eran contempladas por un público en su mayoría analfabeto que leía en las imágenes las enseñanzas de la fe. El culto a la Virgen María se difunde en este momento. En los talleres monacales se realizaron innumerables tallas con la iconografía característica: la Virgen con el niño. Dentro del estilo románico, entre los siglos XI y XII, esta imagen aparece representada con rasgos hieráticos y predominio de la visión frontal. A partir del siglo XII, con la introducción del estilo gótico, las formas se estilizan y alargan, connotando la voluntad de elevarse al cielo, de acercarse a Dios. El gesto del rostro de la virgen esboza una leve sonrisa que la aproxima a la realidad. Algunas de las tallas de esta sala presentan vestigios de pintura. El tratamiento reiteradamente frontal permite suponer que estas esculturas debieron estar colocadas en nichos o adosada a las paredes de los templos.

3

SALA 3

Arte europeo de los siglos XVI y XVII - Colección Hirsch

Esta sala exhibe la Colección Alfredo Hirsch y Lisa Gottschalk de Hirsch, cuyas obras reunidas a lo largo de la primera mitad del siglo XX pasaron a integrar el patrimonio estable del Museo en el año 1984. Alfredo Hirsch, de origen alemán, considerado el industrial más relevante de principios de siglo XX en la Argentina, fue reconocido por su gran visión. Desde muy joven, Alfredo Hirsch mostró interés por las artes. Durante sus frecuentes viajes a Europa fue adquiriendo las obras que hoy integran el patrimonio del Museo. Sus herederos Mario Hirsch, Sarah Saavedra Guani de Hirsch, Claudia Leonor Caraballo de Quentin y Octavio Alfredo Caraballo, efectuaron la donación de la sala y este valioso conjunto. El arquitecto Luis F. Benedit hizo el proyecto y trabajó en la realización de esta sala. La colección incluye piezas de grandes maestros, principalmente pinturas de las escuelas flamenca y holandesa de los siglos XVI y XVII. Entre ellas se destaca la obra del flamenco Herri Met de Bles por el tratamiento del paisaje y la minuciosidad con la que aborda los detalles. De la mano de Rembrandt Harmensz van Rijn y su taller, impacta el retrato de "Mujer joven", por el trabajo de la luz que baña su rostro y exalta su mirada. Las esculturas en bronce, piedra, madera y mármol de los siglos XV al XVIII, una piedra policromada italiana, un armario holandés (1662) en cuyos cuatro paneles se representa la leyenda del Casto José, y un tapiz de la Manufactura de Gobelinos francesa, "El capitán a caballo", de la serie “La historia de Artemis” (1627) completan este selecto legado que amplia y enriquece nuestro patrimonio nacional.

Plano del Museo Nacional de Bellas Artes
  • Indicaciones
  • Martes a viernes, de 11 a 20. Sábados y domingos, de 10 a 20. Último ingreso sugerido: 19:30.
  • Está permitido realizar fotografías para uso personal y no comercial, sin flash, sin varas de extensión y sin trípodes.
  • El Museo brinda un servicio gratuito de préstamo de sillas de ruedas.
  • En el área de informes ubicada en el hall de acceso está a disposición del público el libro de quejas y sugerencias del Museo.
  • Modere su tono de voz y mantenga el teléfono móvil en “modo silencioso”.
  • No se puede ingresar al Museo con comida ni bebida.
  • Está prohibido fumar en todo el Museo.
  • No se puede ingresar al Museo con objetos punzantes.
  • Está prohibido tocar las obras, excepto para actividades específicas en las así se indique.
  • Se permite ingresar a las salas con mochilas bolsas, valijas y carteras menores a 40x40 cm. El museo ofrece guardarropas.
  • Deje su paraguas en el guardarropa.