Jueves, 22 de Marzo 2018

Impermanencia

Performance en diálogo con obras de artistas mujeres que integran la colección del Bellas Artes.

Impermanencia

Como parte de las actividades organizadas por el mes de la mujer, desde el jueves 22 se presenta en el Bellas Artes la performance "Impermanencia", que propone un diálogo coreográfico con las obras de las artistas mujeres exhibidas en el Museo, con el objetivo de visibilizar su trabajo frente al desequilibrio que existe en la representación según los géneros.


Impermanencia
Performance en diálogo con obras de artistas mujeres que integran la colección del Bellas Artes.

22, 23, 24, 25, 29, 30, 31 de marzo y 1º de abril de 2018, a las 18.


(…) De la danza aprendemos que la materia no es estúpida, no es ciega, no es mecánica, sino que tiene ritmos, tiene lenguaje, y es auto-activada y auto-organizante (...). Dado que el poder de ser afectado y afectar, de ser movido y moverse, una capacidad que es indestructible, agotada sólo con la muerte, es constitutivo del cuerpo, hay una política inmanente residiendo en él: la capacidad de transformarse a sí mismo, otros, y cambiar el mundo. (...) Silvia Federicci.


IMPERMANENCIA baila en el Museo y el Museo baila. Entre la permanencia y la estabilidad de las obras, está la movilidad de la danza y los cuerpos en fuga. Bailar el trazo de una obra, la mancha de otra, este color o aquella línea. En un acuerdo entre lo permanente y lo efímero, entre la mirada del espectador, los cuerpos y las obras, IMPERMANENCIA teje su trama, captura las fuerzas y pone en movimiento la mirada del público. La danza interfiere, desordena y reordena las contemplaciones. Deja una marca en el espacio, en los cuerpos, en los desplazamientos. Algo nos concierne y nos choca, tiembla y nos conmueve, sacude una zona común, un campo de experimentación. Es el cuerpo que lleva al ojo a sobrepasar los límites y lo toca, nos toca, nos atañe. Bailar el Museo, volver visibles las fuerzas (invisibles) que suscitan un recorrido, una mirada que nunca lo abarca todo; la inestabilidad que mira y borra, deforma, se desliza por alguno de los posibles/imposibles recorridos. Las resonancias están en el aire, hay que capturarlas. Toques, partitura, ritmo, intensidades, potencia y vehemencia, ruptura para librarse de una cadena todavía demasiado significante. Cercanía y lejanía en los cambios de estado, en las marcas y acentos de los cuerpos al tocar lo inabarcable. Hay una manera táctil: el ojo toca, la piel ve, el oído roza y construyen por capas la única totalidad posible, aquella que es producto del artificio. La danza como gesto de libertad, potencia, resistencia, sensualidad puede construir una mirada distinta, una forma de estar y atravesar el espacio y el tiempo entre la obra y los cuerpos. Es ahí donde sucede IMPERMANENCIA.
Adriana Barenstein


Curaduría: Adriana Barenstein. Dirección: Victoria Keriluk.
Performers: Natacha Berezan, Luciana Demichelis, Antonio Elmar, Victoria Keriluk, Emilia Pujadas, Rodrigo San Sebastián y Mauricio Zmud.
Registro audiovisual: Coral producciones.

Agradecimiento especial a Eclé -indumentaria sin género- y Oz zapatos de autor.

'